Terror en el bosque: La casona abandonada

Había una vez una pequeña aldea perdida en medio de un oscuro bosque. Los lugareños contaban historias de espíritus y criaturas extrañas que habitaban en aquel lugar, pero nadie se atrevía a adentrarse en el bosque por temor a lo desconocido.

Una noche, un grupo de jóvenes valientes decidió desafiar a los demonios del bosque y adentrarse en él en busca de aventuras. A medida que avanzaban entre los árboles, el ambiente se tornaba cada vez más siniestro y opresivo. Los jóvenes podían escuchar extraños susurros y sus pasos eran seguidos por algo invisible.

De repente, uno de los jóvenes desapareció sin dejar rastro. Sus amigos lo buscaron desesperadamente, pero solo encontraron su linterna tirada en el suelo y siniestras huellas que conducían hacia lo más profundo del bosque.

Decididos a encontrar a su amigo, los jóvenes continuaron avanzando, siguiendo las siniestras huellas. Con cada paso que daban, la sensación de peligro aumentaba y el miedo se apoderaba de sus corazones.

Finalmente, llegaron a un claro en el bosque donde se erguía una antigua casona abandonada. Las ventanas estaban rotas y la madera crujía misteriosamente con el viento. Los jóvenes temblaban de miedo, pero no podían dar marcha atrás.

Al entrar en la casona, encontraron una escena macabra. El cuerpo de su amigo estaba tendido en el suelo, con la mirada vacía y el rostro cubierto de terror. Alrededor de él, símbolos oscuros estaban dibujados en el suelo con sangre.

De repente, las puertas se cerraron de golpe y una risa diabólica resonó en la casona. Los jóvenes comprendieron que habían caído en una trampa mortal y que estaban a merced de una fuerza maligna que habitaba en aquel lugar.

La noche se convirtió en un festín de terror y sufrimiento mientras los jóvenes luchaban por sobrevivir ante las terribles fuerzas que los rodeaban. Al amanecer, solo quedaban los cuerpos sin vida de aquellos valientes jóvenes que habían osado desafiar a las sombras del bosque.

Desde aquel día, la casona abandonada fue evitada por todos los habitantes de la aldea, quienes sabían que en aquel lugar moraban fuerzas malignas y que nadie que entrara allí saldría con vida.

Scroll al inicio