Noche de terror en la casona maldita

Era una noche oscura y tormentosa en un pequeño pueblo perdido en medio de la nada. La lluvia caía con fuerza y los truenos resonaban en el silencio de la noche. En una vieja casona abandonada, se rumoreaba que habitaba un espíritu maligno que atormentaba a todos los que se acercaban.

Un grupo de jóvenes intrépidos, desafiando el peligro, decidieron pasar la noche en la casona para comprobar si los rumores eran ciertos. Al entrar en la casa, sintieron una presencia oscura y escalofriante que los heló hasta los huesos.

De repente, las puertas se cerraron de golpe y una voz susurrante los llamó desde lo más profundo de la casa. Los jóvenes, temblando de miedo, comenzaron a escuchar pasos en el piso de arriba, como si alguien o algo se estuviera acercando lentamente hacia ellos.

Las luces parpadeaban intermitentemente y las sombras se movían por las paredes, creando una atmósfera de terror indescriptible. De repente, una figura oscura y encapuchada apareció frente a ellos, con los ojos brillando en la oscuridad.

Los jóvenes gritaron de horror y corrieron hacia la salida, pero las puertas estaban cerradas con llave y no pudieron escapar. La figura encapuchada los persiguió por toda la casa, riéndose macabramente mientras los jóvenes huían desesperadamente.

Finalmente, los jóvenes lograron abrir una ventana y saltaron al exterior, escapando de la casona maldita. Nunca más volvieron a acercarse a ese lugar, pues sabían que el espíritu maligno aún rondaba por allí, esperando a su próxima víctima.

Desde entonces, la casona abandonada se convirtió en un lugar maldito, donde nadie se atrevía a entrar y todos evitaban pasar cerca de ella. Y aunque los jóvenes lograron escapar con vida, nunca pudieron olvidar aquella noche de terror en la casona encantada.

Scroll al inicio