La figura de porcelana

Había una vez en un pequeño pueblo en las montañas, una familia que vivía en una antigua casona cerca del bosque. La familia estaba compuesta por un padre, una madre y sus dos hijos, un niño y una niña. Desde que se mudaron a esa casa, extrañas cosas comenzaron a suceder.

Por las noches, se escuchaban ruidos extraños provenientes del sótano de la casona. La madre estaba convencida de que era solo el viento, pero el padre y los niños tenían un presentimiento de que algo malévolo acechaba en la oscuridad. Un día, el padre decidió investigar y encontró una puerta secreta en el sótano que nunca habían visto antes.

Al abrir la puerta, un escalofrío recorrió su espalda. Dentro de la habitación había una antigua caja de madera y una extraña figura de porcelana con ojos rojos que parecía seguirlo con la mirada. Sin pensarlo dos veces, el padre cerró la puerta con llave y decidió no volver a abrirla nunca más.

Pero desde ese día, la familia comenzó a experimentar sucesos aún más aterradores. La figura de porcelana comenzó a aparecer en diferentes partes de la casa, siempre mirándolos fijamente con sus ojos rojos. Los niños tenían pesadillas todas las noches y la madre comenzó a volverse paranoica, convencida de que estaban siendo acechados por una fuerza sobrenatural.

Una noche, mientras la familia dormía, escucharon el sonido de pasos en el pasillo. Al abrir los ojos, vieron a la figura de porcelana parada al pie de la cama, con una sonrisa siniestra en su rostro. El padre intentó defender a su familia, pero la figura lo atrapó con una fuerza sobrenatural y lo arrastró hasta el sótano.

Desesperados, la madre y los niños intentaron escapar de la casa, pero todas las puertas estaban cerradas con llave. La figura de porcelana los perseguía por los pasillos, riendo macabramente mientras los acorralaba. Finalmente, los atrapó y los arrastró hasta el sótano, donde los encerró junto al padre.

Desde ese día, la casona quedó abandonada y nadie se atrevió a acercarse. Se dice que la figura de porcelana sigue acechando en la oscuridad, esperando a que alguna otra familia ingenua se atreva a entrar en la casa para llevar a cabo su macabra venganza. Y así, el pueblo entero comenzó a evitar el lugar, convirtiéndolo en una leyenda de terror que perduró a lo largo de los años.

Scroll al inicio