La casa maldita: La historia de terror de la familia desaparecida

Había una vez, en un pequeño pueblo en las afueras de la ciudad, una familia que se mudó a una vieja casa abandonada. La casa había estado deshabitada por años, y la gente del pueblo decía que estaba maldita. Pero la familia no creía en esas historias y decidieron mudarse allí de todos modos.

Desde el primer día, cosas extrañas comenzaron a suceder en la casa. Luces que parpadeaban sin razón, puertas que se abrían y cerraban solas, voces susurrantes en las habitaciones vacías. La familia intentó ignorar estos eventos, pero pronto se dieron cuenta de que algo maligno habitaba en la casa.

Una noche, la hija menor de la familia, María, se despertó sobresaltada por los sonidos de pasos en el pasillo. Pensando que era su madre, salió de la cama y siguió los pasos hasta llegar a una habitación oscura en el sótano. Pero cuando encendió la luz, descubrió que no había nadie allí. La puerta se cerró de golpe detrás de ella, y María quedó atrapada en la oscuridad.

Gritó pidiendo ayuda, pero nadie respondió. Desesperada, buscó una salida pero solo encontró paredes frías y húmedas. De repente, escuchó una voz susurrante que le decía que estaba atrapada en la casa, que nunca más saldría. María empezó a temblar de miedo, sintiendo una presencia maligna a su alrededor.

Horas después, la familia despertó y descubrió que María había desaparecido. Buscaron por toda la casa, pero no encontraron rastro de ella. La policía fue llamada y comenzaron a investigar el caso, pero sin resultados.

Días después, la familia decidió abandonar la casa, sintiendo que estar allí solo traía miedo y desgracia. Pero cuando estaban empacando sus cosas, escucharon los mismos pasos en el pasillo. La puerta se abrió de golpe, revelando a María con los ojos en blanco y una sonrisa macabra en su rostro.

Fue entonces cuando la familia se dio cuenta de que la casa estaba poseída por una fuerza oscura e imparable. Intentaron huir, pero era demasiado tarde. La casa los devoró a todos, convirtiéndolos en almas atormentadas por la eternidad.

Desde entonces, la casa abandonada se volvió un lugar prohibido en el pueblo, donde nadie se atrevía a entrar. Y la leyenda de la familia desaparecida en la casa maldita se mantuvo viva por generaciones, recordando a todos que el mal puede acechar en los lugares más inesperados.

Scroll al inicio