La casa maldita de los García: Leyenda urbana de terror

Había una vez un pequeño pueblo en medio de la nada, rodeado de campos de maíz y bosques oscuros. En ese pueblo vivía una familia, los García, que siempre habían sido considerados como extraños por el resto de los habitantes.

Se decía que en la casa de los García ocurrían cosas extrañas y que en las noches se escuchaban extraños ruidos provenientes de su sótano. La gente del pueblo evitaba pasar cerca de la casa de los García y la miraban con temor y desconfianza.

Una noche, un grupo de jóvenes decidieron entrar a la casa de los García para averiguar si los rumores eran ciertos. Armados con linternas y valentía, entraron en la casa y se dirigieron al sótano. Lo que encontraron allí los dejó helados de miedo.

En el sótano, encontraron una serie de cadáveres de animales mutilados y, en una esquina, un extraño altar con velas encendidas y símbolos satánicos. Los jóvenes, aterrorizados, decidieron salir corriendo de la casa y contarle a la policía lo que habían visto.

Poco después, la policía realizó un allanamiento en la casa de los García y descubrieron algo aún más macabro. En el sótano encontraron a la familia García, todos muertos, con signos de haber sido sacrificados en algún tipo de ritual satánico.

Desde ese día, la casa de los García quedó abandonada y toda la gente del pueblo la evitaba como si fuera un lugar maldito. Se decía que la familia García había sido poseída por algún tipo de entidad demoníaca y que su casa estaba llena de energías negativas.

Pasaron los años y la casa de los García se convirtió en una leyenda urbana, un lugar al que nadie se atrevía a acercarse por miedo a lo desconocido. Pero, incluso en la actualidad, se dice que en las noches de luna llena, se pueden escuchar los lamentos de la familia García y que su espíritu aún vaga por la casa, en busca de venganza.

Scroll al inicio