La Casa de los Horrores: El Desafío Mortal

Había una vez, en un pequeño pueblo perdido en las montañas, que se contaba la leyenda de "La casa de los horrores". Se decía que en esa vieja mansión abandonada habitaban seres oscuros y maléficos que atormentaban a quienes se aventuraban a entrar en ella.

Un grupo de amigos, cansados de escuchar esas historias, decidieron desafiar al destino y entrar en la casa para comprobar si realmente era tan aterradora como se decía. Ignorando las advertencias de los lugareños, se adentraron en la oscura propiedad, con sus corazones llenos de valentía pero también de miedo.

Al entrar en la casa, sintieron una presencia maligna que les erizó la piel. Los pasillos estaban oscuros y polvorientos, con cuadros viejos y rotos en las paredes que parecían seguirlos con la mirada. De repente, empezaron a escuchar extraños susurros y pasos detrás de ellos, pero al voltear no veían a nadie.

Mientras exploraban la mansión, descubrieron habitaciones llenas de muebles antiguos y cubiertas de telarañas. En una de las habitaciones, encontraron un antiguo diario en el que se relataban horribles sucesos que habían tenido lugar en esa casa años atrás. Según el diario, una familia había sido asesinada brutalmente por un ser desconocido que había jurado vengarse de aquellos que osaran entrar en la casa.

Los amigos empezaron a sentir un miedo profundo y desesperado, pero era demasiado tarde para retroceder. De repente, una fuerza oscura los atrapó y los arrastró hacia las profundidades de la casa, donde descubrieron una criatura horrenda y desfigurada que se alimentaba de la energía de los intrusos. La criatura los persiguió por los pasillos, con sus ojos brillando en la oscuridad y sus garras afiladas listas para atacar.

Los amigos corrieron en busca de una salida, pero la criatura los alcanzó y los acorraló en una habitación oscura. Aterrorizados, sintieron como la criatura se abalanzaba sobre ellos, dispuesta a devorar sus almas para toda la eternidad. Pero en ese momento de desesperación, uno de los amigos recordó haber escuchado que los seres malignos temían la luz.

Rápidamente, encendieron las velas que habían encontrado en la casa y la habitación se iluminó con una luz brillante. La criatura gritó de dolor y desapareció en un destello de luz. Los amigos sintieron un alivio momentáneo, pero sabían que la criatura seguiría acechándolos en la oscuridad de la casa.

Decidieron huir de la mansión y nunca más volver, pero sabían que la presencia maligna de la casa de los horrores los perseguiría en sus sueños. Desde entonces, el lugar fue evitado por todos los habitantes del pueblo, que sabían que la casa guardaba secretos oscuros y peligrosos que nadie debía descubrir. Y así, la leyenda de "La casa de los horrores" siguió viva en la memoria de aquellos que tuvieron la osadía de desafiarla.

Scroll al inicio