La Casa de las Sombras: El Terror de Juan

Juan era un joven estudiante de medicina que vivía en una casa antigua en las afueras de la ciudad. Desde que se mudó a ese lugar, había escuchado historias de su vecindario acerca de extraños sucesos que ocurrían en la casa. Pero él, siendo un hombre de ciencia, no creía en esas cosas y simplemente las ignoraba.

Sin embargo, una noche mientras estudiaba en su habitación, escuchó ruidos extraños que provenían del piso de arriba. Al principio pensó que era solo su imaginación, pero los ruidos se hicieron más fuertes y constantes. Decidió subir las escaleras para investigar, pero cuando llegó al pasillo, sintió un escalofrío recorrer su cuerpo.

La casa estaba en completa oscuridad, pero pudo distinguir una figura sombría que se movía en la penumbra. Juan intentó encender la luz, pero no funcionaba. Sintió pánico, pero recordó que era un hombre de ciencia y se armó de valor para enfrentar lo que sea que estuviera en esa habitación.

Al abrir la puerta, encontró una habitación llena de polvo y objetos antiguos. En el centro había un viejo espejo cubierto por una tela negra. Juan se acercó lentamente y retiró la tela, revelando un espejo en el que se reflejaba su rostro pálido y asustado. Pero lo que más le llamó la atención fue la figura que había detrás de él en el reflejo. Una sombra oscura, con ojos vacíos y una sonrisa macabra.

Juan sintió un terror indescriptible y corrió hacia la puerta, pero esta se cerró de golpe frente a sus narices. La figura se acercaba lentamente hacia él, susurrando palabras incomprensibles en un idioma antiguo y desconocido. Juan gritó pidiendo ayuda, pero nadie acudió en su rescate.

Finalmente, la figura lo alcanzó y lo envolvió en sus sombras, llevándolo a un lugar desconocido donde reinaba la oscuridad y el terror. Juan nunca volvió a ser visto por nadie en el vecindario, y la casa antigua en las afueras de la ciudad quedó abandonada para siempre, envuelta en misterio y terror.

Desde entonces, las personas evitaron acercarse a esa casa y murmuraban historias de desapariciones misteriosas y sucesos sobrenaturales que ocurrían en su interior. Juan se convirtió en una leyenda urbana, un alma atrapada en un mundo de sombras y terror, condenado a vagar por la eternidad en busca de redención. Y la vieja casa en las afueras de la ciudad se convirtió en un lugar maldito, donde solo los valientes se atrevían a entrar, arriesgándose a encontrarse con un destino peor que la muerte.

Scroll al inicio